Loading....

Hermanos/as de una persona Asperger

Cuando los hermanos/as son pequeños/as, hasta 5 años es mejor no utilizar la palabra autismo o asperger como explicación a las conductas, ya que aun que pueda utilizarlas, seguramente no entenderá. Es recomendable dar explicaciones sencillas y concisas, que contesten sus preguntas puntuales; por ejemplo, ¿por qué no habla? ¿Por qué mueve sus manos de arriba hacia abajo? … Podemos decir: ” porque aún no ha aprendido”, “mueve las manos cuando está muy, muy contento”…

Es importante en estas edades e incluso mayores, indagar los supuestos que puedan tener sobre el autismo, ya que pueden tener explicaciones altamente erróneas que pueden generar sentimientos como miedo, preocupación o culpabilidad. Darle conocimiento sobre que hacer durante las crisis (como en el colapso emocional) y hablar de los conflictos, soluciones y sentimientos.

Entre los nueve y doce años, los niños/as ya pueden entender que se trata de una diferencia cerebral y que su hermano/a necesita apoyos especiales y las explicaciones que les podemos proporcionar ya pueden ser más elaboradas. La necesidad social ya estará tomando más relevancia en ellos/as, así que es necesario estar pendientes de sus necesidades y ser pacientes con los posibles sentimientos de vergüenza que pudiera experimentar.

En el caso de un adolescente, el hermano/a debe tener acceso a tanta información como desee, teniendo en cuenta que el conocimiento y la aceptación emocional son procesos diferentes. Por otro lado, a pesar de que  estamos hablando ya de cierta madurez intelectual, debemos vigilar el delegarles más responsabilidad de las que están preparados para asumir en el cuidado de su hermano/a y en control de sus conductas.

A nivel de los aspectos que debemos cuidar, tenemos que tener en cuenta:

  • La escucha implica observación. Los niños/as no siempre se comunican con palabras, a veces lo hacen también a través de su conducta; por lo tanto, debemos estar atentos a cambios de comportamiento importantes.
  • El lugar adecuado: es importante hablar las cosas, siempre que sea posible, con un tiempo suficiente para concentrarse en él/ella y en un momento en el que también él/ella pueda estar receptivo y no pendiente de otras cosas.
  • Dar muestras de comprensión y confirmar el sentido de lo manifestado; es decir, asegurarnos de que lo hemos entendido y hacerle ver que lo hemos comprendido.
  • Mantenerse abierto a los sentimientos propios; o sea, poder expresar nuestros propios pensamientos, positivos y negativos y actuar como modelo de comunicación sincera.
  • Aceptar los sentimientos de la otra persona. No es de extrañar que no estemos de acuerdo con el otro, peso se debe recalcar la legitimidad de los sentimientos ajenos.

FUENTE: Todo sobre el Asperger, Ma. Merino Mtz. et al.

 

¿Cuándo se le debe informar a la persona sobre su diagnóstico?

“Ahora sé que soy diferente, que no soy tonta ni estoy loca” Liane Holliday Willey

No existe una edad óptima para comunicárselo a la persona, pero hay que ser consciente que algunas circunstancias permiten plantear el momento idóneo para comenzar a trabajar el autoconocimiento en el niño/a o el adulto/a (Vermeulen, 2013):

  • El niño/a o adolescente realiza preguntas sobre el autismo o el Asperger directamente o utiliza esos términos porque los ha oído en su entorno.
  • Los niños/as comienzan a ser conscientes de sus diferencias con los otros/as. Esto se produce en el desarrollo de os niños/as con síndrome de Asperger entre los 6 y los 8 años.
  • La persona realiza preguntas sobre sí mismo que implican consciencia de muchas de sus dificultades: ¿por qué no tengo amigos/as? ¿Por qué nadie quiere jugar conmigo? ¿Por qué no entiendo lo que quieren decir? ¿Por qué no sé jugar bien al fútbol?
  • El niño/a o el adulto/a tiene problemas de integración social, educativa o laboral y problemas de relaciones sociales porque recibe respuestas sociales negativas por parte de otras personas (burlas, insultos, desprecios…).
  • Comienza a recibir intervención y apoyo en recursos especializados para personas con síndrome de Asperger o trastornos del espectro autista.
  • La familia tiene que tomar decisiones sobre el futuro que pueden implicar un riesgo para la persona (vivir solo/a, viajar solo/a, etc.)-

En cualquier caso la comunicación del diagnóstico siempre ha de adaptarse a la edad de la persona, a su nivel de comprensión, al contexto y a la dinámica tanto de la persona como de su familia, consiguiendo siempre que sea un proceso positivo, enriquecedor y que aporte tranquilidad, herramientas de apoyo y autoconfianza.

FUENTE: Todo sobre el Asperger, Ma. Merino Mtz. et al.

¿El Síndrome de Asperger se medica? Comorbilidades

Ya que el Síndrome de Asperger es una forma diferente de percibir el mundo y de vivir en él, no se medica; sin embargo, hay comorbilidades o trastornos que pueden presentarse “unidos” a como se manifiesta el Asperger en ciertas personas.

Los trastornos del estado de ánimo (como la depresión), los trastornos de ansiedad (como fobias o ataques de pánico), el trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad, trastornos obsesivos compulsivos, de sueño o conducta alimentaria, son algunas de las posibles comorbilidades debido a los rasgos del asperger. Hablando de estos trastornos, puede ser que la persona tome medicamentos, realice cambios en su rutina o alimentación, para tratarlos y mejorar su calidad de vida. Por ejemplo, si sufre de insomnio o ansiedad, la terapia cognitiva-conductual, más cambios para un estilo de vida pueden ser de utilidad. Se debe ir con un/a psiquiatra o médico para cualquier intento de ayuda farmacológica y lo mejor es que conozca del asperger.

Back To Top
WhatsApp Contáctanos